Un programa contra la ineficiencia burocrática, por Federico Prieto

Si los candidatos a la presidencia propusieran un programa efectivo para el quinquenio de gobierno (...) y lo cumple, habremos dado un salto gigante hacia el desarrollo

271

A un año de la aparición de la pandémica del COVID-19 los peruanos hemos desaprobado la prueba del gran desafío de defender la salud del pueblo. Si los candidatos a la presidencia propusieran un programa efectivo para el quinquenio de gobierno que se inicia el 28 de julio de 2021 y, pasado el mandato, lo cumple, habremos dado un salto gigante hacia el desarrollo. Por ejemplo:

1°) Acción pública y privada, en conjunto, contra la emergencia y urgencia de atender a tiempo y sin deficiencias la prevención y curación del covid-19. No se entiende que siga faltando oxígeno, equipos para los cuidados intensivos, orientación clara para la previsión de la salud (ivermectina, por ejemplo, medicina que parece que tiene sus cualidades útiles), o traslado de lugares lejanos a centros poblados de contagiados. La primera causa de fallecimiento en el Perú ha sido por la ineptitud de las autoridades para atender los requerimientos de equipos y fármacos médicos para curar a tiempo.

2°) Plan de construcción de centros de salud, policlínicos y hospitales por todo el territorio nacional, de acuerdo a la densidad poblacional, cubriendo el déficit creado en las últimas décadas por irresponsabilidad estatal.

3°) Previsión del personal de salud necesario para cubrir gradualmente las plazas a crear, de tal manera que las nuevas construcciones no queden en elefantes blancos.

4°) Adecuada política de remuneraciones de médicos, licenciados técnicos, enfermeras y auxiliares de enfermería, de acuerdo a la responsabilidad y profesionalidad, reduciendo al mínimo la distancia de los que laboran en el sector privado y en el público, y entre los distintos niveles de función.

5°) Medidas prácticas para reducir el precio de las medicinas, especialmente en las farmacias de las clínicas privadas, vinculadas a los seguros de salud; y prohibir las presiones coercitivas para que los pacientes compran sus medicinas en esas boticas.

6°) Prohibición de huelgas y paros en el sector salud. El derecho de huelga está por debajo del derecho a la vida humana. Por eso es necesario atender siempre a tiempo los requerimientos del personal de salud.

7°) Atender los reclamos de los pacientes de EsSalud, MINSA o sector privado el Centro de Conciliación de la Superintendencia Nacional de Salud, en vez de enviarlo al deteriorado poder judicial, donde el paciente pierde siempre, sea cual fuere su causa.

8°) Cumplimiento fiel de los códigos de ética profesionales, de tal modo que el derecho a la vida no se cuestione en ningún caso, inclusive desde el ministerio de Salud.

9°) Apoyo a la investigación científica en el Instituto Nacional de Salud y en las Facultades de Medicina de las universidades públicas y privadas.

10°) Voluntad política de apoyo a un programa como éste, con énfasis en las facilidades del Ministerio de Economía y Finanzas en aprobar y entregar a tiempo el dinero público para el cumplimiento de la meta; y seguimiento para que el dinero no se quede a mitad de camino.

11°) Transparencia en la acción del estado; y separación inmediata de los funcionarios que por latrocinio, irresponsabilidad o negligencia no cumplan con sus obligaciones.

12°) Desterrar absolutamente de este programa todo atisbo de demagogia.

Lucidez.pe no necesariamente comparte las opiniones presentadas por sus columnistas, sin embargo respeta y defiende su derecho a presentarlas.