Una o diversas, las circunscripciones electorales en el Perú; por Edwar Diaz

763

La democracia es el gobierno del pueblo, dicen. El Congreso de la República es el Poder del Estado en donde, supuestamente, se encuentran representados todos los peruanos. Sin embargo, existen reglas, como la circunscripción electoral, que alteran la composición del Congreso, haciendo que el número de escaños que obtiene cada partido político no se condiga exactamente con la cantidad de votos obtenidos en las elecciones generales.

La circunscripción electoral o distrito electoral es un espacio al que se le asigna un número de curules del total del Parlamento, de manera que los votantes domiciliados en ese espacio solo pueden votar y elegir representantes para ocupar esas curules. Por lo general coinciden con la división político-administrativa de un país, aunque pueden no tener un determinado espacio geográfico, como, por ejemplo, la circunscripción de los residentes en el extranjero o la circunscripción para pueblos originarios.

En el Perú hasta el año 2000, la elección de los congresistas se hacía mediante circunscripción única (distrito electoral único), es decir, postulaba una única lista para todo el país. Sin embargo, este modelo favorecía a los candidatos de Lima y los que contaban con recursos económicos para hacer campaña a nivel nacional. Cuando la lista era única, el porcentaje de los votos de cada partido coincidía con el número de escaños obtenidos y había más partidos que accedían al Congreso hasta con un representante (ejm. Susy Díaz del MÍA).

A partir del año 2001 se pasó al sistema de distrito electoral múltiple. El Perú fue dividido en 26 circunscripciones, 23 de las cuales corresponden a los departamentos del Perú, a lo cual se agregó el Callao (1), Lima Provincias (1) y Lima Metropolitana (1). Dentro de esta última se incluyó a los peruanos residentes en el extranjero.

Con este mecanismo, los votos obtenidos no necesariamente guardan relación directa con el número de votos alcanzados, por ejemplo, en las elecciones generales de 2016, Fuerza Popular duplicó en votos a Peruanos por el Kambio y al Frente Amplio, pero los triplicó en escaños. Esto, debido principalmente a que en las circunscripciones de dos o tres parlamentarios solo los primeros partidos obtienen una curul, mientras que en Lima Metropolitana, donde existen 36 curules, los partidos con menor votación alcanzaron curules.

El gobierno propuso al Congreso disuelto la conformación de un Parlamento, a partir del 2026, con un congresista por cada 150,000 electores. Estos congresistas serían electos en circunscripciones conformadas hasta por cinco escaños cada una, más una circunscripción de dos congresistas para los peruanos residentes en el extranjero. Con ello, las circunscripciones con más curules se subdividirían para dar lugar a otras: Lima Metropolitana (36), Piura (7), La Libertad (7), Cajamarca (6) y Arequipa (6).

La propuesta del gobierno resulta positiva pues al reducirse las circunscripciones existe una relación más estrecha entre los congresistas y los electores. El principal impacto será en Lima, donde pasaríamos de tener una circunscripción de 36 curules a siete u ocho de 5 curules o menos. Esto permitiría que representantes de todas las Limas accedan al Parlamento y no solamente aquellos candidatos más mediáticos, lo cual repercutiría en el fortalecimiento de los liderazgos locales. Separar a los peruanos residentes en el extranjero de Lima Metropolitana también es positivo, puesto que no existe razón asociar a ambas circunscripciones en una.

Analizar la recomposición de las circunscripciones en el Perú es tarea del nuevo congreso a elegirse este próximo 26 de enero.

Lucidez.pe no necesariamente comparte las opiniones presentadas por sus columnistas, sin embargo respeta y defiende su derecho a presentarlas.