¿Violencia verbal u homofobia? ¿Qué pasó en el estacionamiento del Jockey Plaza?

1.024

El día de ayer, una publicación de facebook se volvió viral: Una mujer, de nombre Ángela Fernández de Zavaleta denunció (sin pruebas), haber sido agredida verbalmente junto a su familia por tres jóvenes de los cuales uno de ellos era homosexual y, otro, extranjero.

La denuncia, como dijimos, se volvió viral ya que de inmediato miles de personas comentaron y compartieron la indignación de la señora. Y, claro, la forma y el estilo como narró los hechos daban a entender que la susodicha se había topado con un grupo de delincuentes o algo por el estilo.

Fernández de Zavaleta relata que no solo recibió todo tipo de insultos, sino que también los jóvenes se habrían burlado de su estado socioeconómico, ya que le habrían dicho que están en condiciones de regalarle un vehículo moderno, como si estuvieran jactándose de su superioridad. Y todo esto lo hicieron, supuestamente, frente de sus hijos menores de edad.

Luego de la publicación, este diario recibió información acerca de que los denunciados no han dejado de recibir amenazas, incluso después de publicada la presente nota. Les han advertido que los van a violar, que les van a pegar, que van a violar a sus padres e, incluso, han recibido amenazas de muerte por diversas vías de comunicación.

En Lucidez.pe nos resulta importante dar a conocer la versión de los jóvenes, la cual hemos recibido por boca de una fuente anónima, ya que su vida, al igual que la de los muchachos, está comprometida.

Esta fuente aseguró que los hechos narrados por Ángela Fernández no se ajustan a la realidad, ya que habría sido ella quien arremetió verbalmente contra uno de los jóvenes -que es abiertamente homosexual- incurriendo en una burla de carácter homofóbico.

¿Y qué le habría dicho Fernández? Pues, según la información recibida, ella le habría ordenado al joven que deje de caminar «como maricón». A ello se suma que en su denuncia inicial, se refirió despectivamente al muchacho como alguien que tiene «ínfulas de mujer».

Para dar fe de esta última agresión, que denota un comportamiento homofóbico, capturamos  la pantalla del comentario que hizo sobre el joven. En la siguiente imagen, verá usted que Ángela Fernández se refiere al joven homosexual de una forma discriminatoria. Cabe recalcar que cuando este diario publicó su primera nota en horas de la tarde del pasado jueves 26 de enero, la denunciante eliminó la agresión:

asd3
Ángela Fernández incurrió en una agresión homofóbica al llamar «hombre con ínfulas de mujer» al denunciado.

Sumado a ello, cabe mencionar que, la denunciante poseía diversas publicaciones en su facebook en contra de la comunidad lgtb. En otras palabras, los comentarios homofóbicos se condicen con una conducta anti-gay que ya tenía en las redes sociales. No obstante, la susodicha a eliminado todo rastro de cuenta.

La versión que ha recibido Lucidez.pe indica, además, que fue la familia de Fernández la que invadió un estacionamiento que los jóvenes habían estado esperando desde buen tiempo. De ello se entendería que la joven se bajó del vehículo a reclamar con notable indignación.

Por otro lado, si los jóvenes habían estado esperando desde antes que Fernández, coincidiría con la información dada a conocer por la misma denuncian, cuando dice que «ellos estaban muy por delante de nosotros ya dirigiéndose a la subida para ingresar a otro nivel de estacionamientos». Si ellos se encontraban por delante, podría significar que los jóvenes llegaron primero y que estuvieron esperando desde antes el estacionamiento. La excepción es que el vehículo de los jóvenes, de acuerdo a la información que hemos recibido, no se habría encontrado «muy por delante», sino que se encontraban apenas metros delante de ella porque ya habían identificado que un estacionamiento se libraría pronto.

Cabe agregar a esta versión que los jóvenes jamás habrían iniciado violencia verbal contra la familia en su conjunto. Lo que se desató fue una discusión típica que muchos conductores tienen a la hora de buscar estacionamiento. Fue al final de intercambio de palabras cuando Ángela Fernández de Zavaleta decide recurrir a una ofensa homofóbica contra le joven que se reconocía homosexual.

Dicho esto, valdría evocar lo que señala el Código Penal respecto de lo que es y no es discriminación. Dice el Art. 323: «[Incurre en discriminación] el que por sí o mediante terceros realiza actos de distinción que menoscaban a una persona o grupo de personas por su orientación sexual».

Si fue Ángela o alguno de los jóvenes el que inició el violento desencuentro verbal, es algo que la Justicia deberá sentenciar y que el servicio de seguridad del centro comercial Jockey Plaza debe esclarecer cuanto antes.

Mientras tanto, como dijimos, la vida de los denunciados continuará corriendo peligro en tanto se mantenga pública la discusión.

La fuente que se ha comunicado con Lucidez.pe concluye su comunicación pronunciando alarmantes palabras: «Estamos muy preocupados porque le puede pasar cualquier cosa a este chico». ¿Quién asumirá la responsabilidad si es que mañana amanece muerto uno de los jóvenes solo porque supuestamente insultaron a Ángela Fernández?

PD: Este servidor jamás ha conocido, visto o intercambiado palabras, con alguno de los jóvenes denunciados.