Viruela del mono: Francia vacunará a personas que estuvieron en contacto con posibles infectados

«No estamos esperando un rebrote de la enfermedad. Estamos tomando las decisiones necesarias», manifestó la actual ministra de Sanidad francesa, Brigitte Bourguignon.

3.178

Ante la presencia de la viruela del mono, la Alta Autoridad Sanitaria de Francia (HAS) recomendó la puesta en marcha de “una estrategia de vacunación reactiva”, que busca vacunar a los adultos que estuvieron en contacto con casos confirmados.

No estamos esperando un rebrote de la enfermedad. Estamos tomando las decisiones necesarias, es decir la vigilancia que hay que tener en este caso porque es un virus que ya no veíamos en Europa”, aclaró la ministra de Sanidad de Francia, Brigitte Bourguignon.

En la lista de personas a las que se recomienda inmunizar, también se encuentran los que tienen riesgo de exposición como el personal sanitario, que no haya tratado a los pacientes con medidas de protección individual.

Las autoridades sanitarias recomendaron usar únicamente la vacuna de tercera generación y administrarse idealmente entre cuatro días después de un contacto de riesgo y 14 días como muy tarde.

De esta manera, la HAS dijo que adaptará esta “recomendación preliminar” en función de nuevos datos epidemiológicos y clínicos disponibles, ante los 5 casos confirmados que tiene Francia.

Viruela del mono

Hasta el momento, varios países han reportado casos de la viruela del mono en humanos, incluidos Alemania, Dinamarca, España, Portugal, Francia e Italia, y también en Israel, Estados Unidos y Australia.

La viruela del mono es una enfermedad endémica que se presentó desde hace, al menos, 40 años en países de África occidental y central. Sin embargo, esta es la primera vez que se observa un brote tan extendido.

Cabe precisar que el virus tiene un período de incubación de entre 5 y 21 días y, por lo general, se manifiesta inicialmente con fiebre leve, dolor de cabeza, dolores musculares, linfadenopatía y fatiga.

Asimismo, se puede desarrollar una erupción cutánea que toma forma de abultamientos llenos de líquido, período en el cual la persona es especialmente contagiosa.