¿Volver a la Guardia Civil, la Policía de Investigaciones y la Guardia Republicana?, por Federico Prieto Celi

"En las últimas décadas, no se ha podido purificar a la Policía Nacional de la corrupción interna".

506

El anuncio presidencial de mejorar la policía peruana debe con el injusto cargamontón ideológico-político que se le está haciendo a la Policía Nacional, a sabiendas que una de sus misiones importantes es controlar el orden público, y que los agitadores son los causantes de los muertos y heridos. Muy lamentable, de otro lado, la purga política realizada por el gobierno y la consecuente renuncia de protesta de  algunos de sus mandos.

La historia de la policía peruana se remonta a 1821, el año de la independencia, cuando se crea la Guardia Cívica, para cuidar  el orden público, bajo el mando del Inspector General, nada menos que  José Bernardo de Tagle y Portocarrero, Marqués de Torre Tagle, que luego sería presidente del Perú.

La formación policial tiene como punto de partida al 9 de noviembre de 1874, cuando el presidente Manuel Pardo y Lavalle creó la Escuela de Instrucción de la Guardia Civil, que estuvo formada por una Compañía de 50 plazas en el Batallón de Gendarmes de Infantería de Lima. La formación policial se ha empobrecido en los últimos años.

La Benemérita Guardia Civil del Perú, creado en 1874, fue un cuerpo uniformado  con las siguientes misiones:  mantenimiento del orden público, mientras no se requiera el empleo de la Fuerza Armada; prevención de los delitos y faltas;  protección de las personas y de sus bienes;  mantenimiento de la libre circulación en la vía pública y el control del tránsito vehicular. Dependía del  Ministerio de Gobierno y Policía.

El presidente Augusto B. Leguía solicitó a España el envío de una Misión de Policía española para organizar e instruir a la Guardia Civil. E22 de noviembre de 1921 llegó a Lima.  Aplicó los mismos reglamentos de la Guardia Civil de España. El primer artículo de la Cartilla del Guardia Civil, señalaba: El honor ha de ser la principal divisa del Guardia Civil, debe por consiguiente conservarlo sin mancha. Una vez perdido no se recobra jamás. Gracias a esta Misión, la Guardia Civil del Perú se modernizó y prestó valiosos servicios al país.

El Perú había desarrollado con el tiempo tres cuerpos policiales: la Guardia Civil, que ya hemos visto, la Guardia Republicana, creada en 1919,  dedicada a la protección de los establecimientos públicos y la Policía de Investigaciones -los detectives de paisano- creada en 1948. El 7 de octubre de 1977 se crea la Policía Femenina de la Guardia Civil del Perú para que cumpla labores de protección al menor, de apoyo a las policías de Tránsito y Turismo. Cumplieron muy bien su cometido.

Por último, el presidente Alan García Pérez, en su primer gobierno, inició el 14 de septiembre de 1985, un proceso de reorganización de las Fuerzas Policiales, que terminó con la Ley de Bases de las Fuerzas Policiales, que  integró a la Guardia Civil, a la Policía de Investigaciones y a la Guardia Republicana, con un comando único.

La meta era  un mejor uso de los recursos económicos, desaparecer los conflictos que existían entre ellas, eliminar la dualidad de funciones y ofrecer un mejor servicio a la sociedad. Pasó a llamarse Policía Nacional del Perú, manteniendo su lema “Dios, Patria, Ley” y como patrona a Santa Rosa de Lima. No habiéndose logrado el objetivo, cabe preguntarnos si sería mejor volver a sus tres cuerpos anteriores, que denominan 1, 2 y 3, cada uno con su propio comando, sus nombres primigenios y sus propias funciones. Y proceder  a identificar  los pocos elementos negativos que les hacen tanto daño. En las últimas décadas, no se ha podido purificar a la Policía Nacional de la corrupción interna. Quizás con la vuelta a los tres cuerpos sea más fácil. ¿Qué piensa el ministro del Interior?

Lucidez.pe no necesariamente comparte las opiniones presentadas por sus columnistas, sin embargo respeta y defiende su derecho a presentarlas.