Wawrinka redefine el tenis sobre arcilla

907

Stan Wawrinka dejó atónito al mundo del tenis al desencadenar un tenis imposible sin pestañear. Para ganar por primera vez en Roland Garros -y acabar con la búsqueda del Career Grand Slam por parte de Novak Djokovic-, el suizo de 30 años lanzó una ofensiva espectacular, una que nadie pensó que era humanamente posible sostener durante un partido a cinco sets. Pero “Stanimal” lo hizo. Dictó el juego durante la mayor parte del encuentro y, por momentos, convirtió al número uno del mundo en un espectador más de la Phillippe Chatrier. Wawrinka es ahora, además de medallista olímpico y campeón de Copa Davis, múltiple campeón de Grand Slam. Muy merecido.

Un tenis imposible

El nivel que demostró Wawrinka, quien ejecutó el doble de tiros ganadores que su rival (60 vs. 30), fue simplemente de otro mundo. La espectacularidad del suizo no solo sorprendió por ser tal, sino también por su continuidad. De cara a la final (y a lo largo de su carrera), el suizo había demostrado ser capaz de sobrepasar en potencia a sus rivales, pero siempre había sufrido momentos de vacilación y de caída en su desempeño, que muchas veces le habían costado caro. A pesar del gran tenis que demostró al doblegar a su compatriota Roger Federer en cuartos de final, pocos pensaban que en las instancias de una final de Grand Slam, Wawrinka podría mantener tal nivel, sobre todo si el partido se alargaba. Pero el helvético no vaciló y calló a quienes nunca le dieron crédito por su victoria en el Australian Open 2014 (cuando derrotó en la final a un físicamente disminuido Rafael Nadal). La agresividad del tenis de Wawrinka fue tal que ha desafiado uno de los pseudo-axiomas del tenis sobre polvo de ladrillo: esta vez, la defensa sucumbió ante el ataque.

Novak Djokovic intentó una y otra vez armar el partido con su juego consistente desde el fondo de la cancha, aquel planteamiento en el cual sus golpes cruzados son claves para abrir espacios. No obstante, Wawrinka no entró en discusiones innecesarias y aprovechó cada oportunidad que tuvo para deleitar al público con sus tiros ganadores. Paradójicamente, los golpes cruzados de Djokovic abrieron su propia cancha antes que la de su rival, ya que el helvético empleó estos momentos para desenvainar sus fulminantes golpes paralelos sobre la línea. De derecha y de revés. ¡Y qué revés a una mano! A pesar de estar quiebre abajo en el cuarto set, de hallarse 0-40 (triple break point en contra) en el octavo juego de ese mismo parcial y de enfrentar un break point en contra más cuando servía para el campeonato, Wawrinka nunca renunció a su plan ofensivo y selló una victoria épica con un tiro ganador paralelo de revés. Uno de los muchos que encadenó. Uno de los muchos con los que ha hecho historia. Djokovic ya tendrá otra oportunidad de ganar la elusiva copa parisina; el trofeo del 2015 pertenece a Stanislas Wawrinka.

Serena Williams se acerca al record de Steffi Graf

La menor de las hermanas Williams volvió a concretar una recuperación milagrosa en Roland Garros y doblegó a la checa Lucie Safarova para ganar por tercera vez el trofeo en París. Williams tuvo que convivir con problemas de salud durante gran parte del torneo y cinco de sus siete partidos se fueron al tercer y definitivo set. A pesar de que su enfermedad le impidió entrenar el día viernes, al día siguiente comenzó a jugar la final sin molestias aparentes. De hecho, la número uno del mundo se colocó rápidamente 6-3 y 4-1 (40-15) arriba y celebró efusivamente el punto que la colocaba al borde de consolidar un doble quiebre importantísimo.

Pero la celebración llegó antes de tiempo. Repentinamente, el partido cambió completamente. Una serie de errores de Williams, incluidas dos doble faltas consecutivas, le dieron un quiebre inesperado a Safarova. Y cuando Serena volvió a sacar (ahora 4-3 arriba), una nueva doble falta le daría un quiebre más a la checa. Williams había demostrado inseguridad. Y Safarova no perdonaría. De allí en adelante, la checa sacaría a relucir el tenis agresivo que la llevó hasta la final. A pesar de que la estadounidense sacó 6-5 para el campeonato, Safarova volvería a quebrar, se llevaría el segundo set en tie-break (7-2) y comenzaría la tercera manga con quiebre a favor (2-0).

Y entonces, el partido volvió a rotar nuevamente sobre su propio eje. Williams ganaría seis juegos consecutivos para alzar uno de los trofeos que más esfuerzo le ha costado en su carrera. Y ahora, con 20 títulos de Grand Slam, se encuentra a solo dos coronas del increíble record en la Era Abierta de la legendaria Steffi Graf (22 títulos). De ratificar su favoritismo este año en Wimbledon y el US Open, Williams no solo igualaría la marca de Graf, sino que también se convertiría en la primera tenista (desde que lo lograse la alemana en 1988) en ganar los cuatro torneos grandes el mismo año. ¿Será posible?

* Jugada de la semana*

Los tiros ganadores de Wawrinka, con su revés paralelo a una mano, fueron todos espectaculares; si fuese necesario escoger un solo punto, este resume el gran nivel que derrochó el suizo en cancha: http://www.atpworldtour.com/News/Tennis/2015/06/23/Roland-Garros-Final-Hot-Shot-Wawrinka.aspx


** Resumen de la semana pasada**

  • Roland Garros (Grand Slam). Final masculina: Stan Wawrinka (#9) a Novak Djokovic (#1) por 4-6, 6-4, 6-3 y 6-4.
  • Roland Garros (Grand Slam). Final femenina: Serena Williams (#1) a Lucie Safarova (#13) por 6-3, 6-7 (2-7) y 6-2.
  • Ranking ATP: Stan Wawrinka ascendió cinco posiciones, del #9 al #4. En contraste, Rafael Nadal cayó tres posiciones, del #7 al #10. Por su parte, Tomas Berdych y Milos Raonic cayeron dos puestos, al #6 y #8, respectivamente; David Ferrer y Marin Cilic ascendieron una ubicación, al #7 y #9, respectivamente.

*** A prestar atención esta semana ***

  • Stuttgart (ATP 250): Rafael Nadal (#10) y Marin Cilic (#9) son los dos primeros sembrados en este torneo que abandonó la arcilla y que, a partir de este año, se disputa sobre césped.
  • ‘s-Hertogenbosch (ATP 250): Tras el retiro a último minuto de Jo Wilfred Tsonga (#12), el belga David Goffin (#15) es el máximo favorito en este torneo holandés.