Yo te paro el Taxi

2.034

A la gran mayoría, nos gusta ir frecuentemente, o de vez en cuando, a reuniones, tonos, fiestas, o como desee llamarle. Nos gusta socializar, ya sea para hablar de lo que te sucedió en el día, conocer a otras personas, bailar, etc. Hay demasiadas cosas en qué invertir nuestro valioso tiempo cuando nos relacionamos con los demás.

En casi todas las reuniones decidimos interactuar con esa botellas de muchas formas, colores y sabores, que tienen un denominador común: Contienen alcohol.

No critico para nada el hecho de tomar alcohol.  A los egipcios, babilonios, sajones, o chinos les encantaba consumir cerveza, hidromiel, vino y demás. Se trata de una costumbre bastante arraigada en muchas sociedades antiguas y modernas. Lo que critico es cómo muchos abusan de él y no se responsabilizan por sus actos luego.

¿Qué es el alcohol? Partiendo desde el psicoanálisis, el alcohol es una fuente de excitación que libera los instintos contenidos en el inconsciente, otorgándoles la ventaja en la lucha contra la racionalidad y la mente. Contenidos cargados de complejos, represiones y fobias. Freud creía en el alcohol y las drogas como una terapia para cubrir carencias propias. Esta teoría ha sido ampliamente aceptada en nuestra sociedad. ¿Acaso nunca han escuchado a alguien decir que con un shot se lanza, que el trago le hace bien, y que mejora su atractivo? o ¿Acaso no han visto a personas que se convierten en héroes o luchadores de la MMA cuando beben? ¿Acaso no han visto o escuchado a alguien que cree conducir mejor o igual borracho?

Los accidentes de tránsito son una de las causas más comunes de muerte no natural tanto en el Perú como en el extranjero. Experimentos han demostrado que conducir en estado de ebriedad reduce los reflejos; ello sumado a una noche de fiesta, una carretera oscura y mucho sueño, dará como resultado un hermoso choque que, con excesiva suerte, no cobrará ninguna vida.

La manía de conducir borracho es difícil de eliminar. Es un desafío y mucha gente lo toma pese a conocer las consecuencias, total mientras no te choques no pasa nada. Si piensas que tu vida no importa, lo entiendo, pero arriesgar la integridad física de otro debería causar un terremoto moral en cualquier persona, es una cuestión de empatía o de simple actitud ciudadana.

Hoy más que nunca, el acceso a servicios de movilidad como un taxi, han pasado de ser una espera interminable, a una solicitud o llamada por celular o teléfono; es verdad que la oferta no cubre las necesidades de todos; sin embargo, el desarrollo de un uso más amplio de este transporte acarreará una mejora de servicio y del número de unidades disponibles, porque las empresas se enfocan en donde pueden crecer sus mercados. No es descabellado pensar en un drunk taxi al estilo norteamericano; en el presente, la realidad se funde cada vez más con lo que antes solo se podía soñar.

Sí es usted parte de este grupo, donde su vida y la de los otros vale más que sus propias juergas tome un vaso de agua y afronte su día de manera común y corriente; si causó un alboroto por dárselas de imbatible, afronte la o las consecuencias de sus acciones, especialmente si ha causado daños físicos.

No seamos un país hipócrita e instemos a los demás a conducir en estados de ebriedad, tenga conciencia, podría ser usted o algún amigo o familiar la víctima o el victimario. Como diría un amigo mío: «Si no quieres ser el autor de un doble atropello, toma, pero taxi”.